espana-pais-bares

Según el diccionario de la real academia española, la definición de bar es, “un local en que se despachan bebidas que suelen tomarse de pie, ante el mostrador”. El último informe elaborado por la consultora Nielsen, “El estilo de vida de los españoles”, elegimos como primera opción para comer fuera de casa, el bar tradicional con un 56%, en segundo lugar, optamos por el restaurante tradicional con un 54% y como tercera opción, con un 43%, la comida rápida. Ningún europeo acude tanto a los bares como los españoles. Los que más se nos acercan son los lituanos, los griegos, los británicos y los irlandeses, con algo más del 40%. De hecho, la media en Europa de personas que habitualmente prefieren un bar para almorzar, cuando están fuera de casa, es de apenas el 23%.

A medida que la recuperación económica se siente en España, la gente acaba acudiendo más a los bares. Que los españoles hayan regresado a las barras ha supuesto que la industria de la alimentación y las bebidas haya sentido un gran alivio, ya que entre 2008 y 2014 fueron más de 25.000 establecimientos los que tuvieron que echar la persiana. Según Nielsen, en España hay el mayor número de bares por habitante del mundo. Cuenta con 260.000 establecimientos, uno por cada 175 personas. En comparación, en Reino Unido hay una densidad hostelera de un bar por cada 500 personas y en Francia, uno por cada 350.

Cuando paseamos por las grandes ciudades en España, ya es difícil encontrar, el bar tradicional con las servilletas en el suelo, mezcladas con los huesos de aceitunas. España ha cambiado y cada año cambia más. El bar tradicional se ha reinventado en los últimos años, ahora encuentras, bocatas gourmet, vermuterías, bares orgánicos o multiespacios donde puedes leer, conectarte a internet, comprar un mueble, ver una exposición o hacer un curso de como cultivar huevos de caracol.

Las últimas tendencias se centran en la “revolución verde”; la proximidad con el producto y un alimento más acertado con el estómago ya que hay menos uso de químicos. Algunos de los bares/restaurantes ya lo están empleando en su carta y es que los comensales cada vez lo demandan más. Una dieta basada en verduras y hortalizas con la creatividad que esto provoca en un cocinero, por lo que podemos encontrar sabores sensacionales y alejándonos del concepto de qué comer sano es aburrido.

En mi opinión la crisis ha sido un gran master que nos ha salido muy caro y no debemos desperdiciar todo lo que hemos aprendido. Nos hemos instruido en que el mundo y las tendencias cambian a velocidad de vértigo, que los locales nos solo es venta y concepto, hay una parte igual de importante que es la gestión, controlar nuestros costes es fundamental. Por lo que si no adaptamos nuestro negocio a la demanda, a la misma velocidad que nuestros consumidores, tendremos que cerrar nuestros locales

Si quieres que te ayudemos en la mejora de resultados, no dudes en llamarnos al 91 357 0800 o escribirnos a info@mrmsolutions.es