restauracion-horeca

Algunas personas, piensan que tener éxito, es producto de un golpe de suerte, es así como justifican su sentido de frustración o carencia de valor para innovar o emprender algo en la vida. En nuestro sector es muy habitual escuchar comentarios como “fíjate, con el anterior dueño del restaurante “x” estaba vacío y ahora con el nuevo dueño está lleno, ¡qué suerte tiene!”.

La suerte es considerada como una manera fácil y rápida de conseguir lo que se quiere, es vista como ese atajo para llegar al lugar que se desea y conseguir lo que se sueña, con poco o ningún esfuerzo. Yo diría que, para muchas personas, resulta más fácil echarle la culpa a la “mala suerte” en vez de hacer un examen de conciencia del por qué las cosas no salen. Parece que se mira a los que “tienen suerte” minimizando su valía a la hora de lograr sus éxitos, en vez de admirarlos como ejemplos a seguir, de superación y de gran profesionalidad.

Para una gran mayoría de personas se entiende como suerte, la sucesión de eventos favorables no planeados ni controlados para obtener una meta o conservar determinado estilo de vida. Si trasladamos este concepto a la restauración, y consideramos el ejemplo del típico “emprendedor” que cree simplemente en la suerte y subestima la complejidad que es montar un negocio, no suele hacer un plan de viabilidad, ya que espera que todo fluya y que “los números terminen saliendo”, tampoco se esfuerza demasiado eligiendo la oferta gastronómica(considera que si prepara una carta con “los platos que están de moda”, el éxito será garantizado). Algunos se rigen exclusivamente por la renta que hay que pagar y otros como mucho eligen la mejor ubicación posible dentro de su presupuesto. A la hora de fijar precios, multiplican el precio de coste por 3 ¿Qué puede salir mal? Quizás suene irónico, pero la verdad es que, cada día cierran locales de restauración por no haber hecho cualquier tipo de planificación y control de costes.

La suerte está muy bien en el caso de la lotería, pero no se puede dejar al azar un negocio. Si un emprendedor realmente se quiere lanzar a montar un negocio de restauración, o tiene una empresa que no tiene controlado los costes, recomiendo confiar en profesionales especializados que puedan ayudarle a alcanzar el éxito.

Como bien decía Thomas Jefferson “Yo creo bastante en la suerte. Y he constatado que, cuanto más duro trabajo, más suerte tengo”

Si quieres que te ayudemos en mejorar la cuenta de resultados de tu negocio, no dudes en llamarme al 91 357 0800 o escribirme a info@mrmsolutions.es